Las palabras y las cosas/5

30 de mayo de 2009

por Erica Aisa

Mirar el pasado desde el presente es quizás más apasionante que mirar este propio presente, cargado de actualidad, de imágenes televisivas, de afiches de campaña política.
Este sábado hacemos el intento y lo miramos…o mejor dicho lo escuchamos por radio….. Un pasado…la crónica de algunos hechos que conforman ese pasado…el mundo…Latinoamérica….Argentina . ….una provincia…..un pueblo…..en definitiva…. relatos de un pasado que transcurrió en este país… en esta misma Argentina, pero cuarenta años atrás.
En el poder, el militar Juan Carlos Onganía y la autodenominada Revolución Argentina, instalada por un golpe de estado en junio de 1966.
Poder que tuvo como marca un modelo económico que favoreció a las grandes empresas industriales extranjeras, poder que censuró a la prensa y a las distintas expresiones culturales, poder que prohibió las huelgas y persiguió a trabajadores y estudiantes.
Mientras tanto en el mundo también pasaban cosas y en Argentina se conversaban y discutían en las asambleas de los trabajadores y en los espacios universitarios: la revolución cubana seguía mandando ecos, las noticias del mayo francés, las ideas de movimientos tercermundistas que hablaban de liberación y los triunfos de la guerra de guerrillas de la resistencia vietnamita eran los grandes temas.
Y así estaba el mundo y el país el 29 de mayo de 1969, cuando en Córdoba, por ese entonces capital industrial del país, obreros y estudiantes salen a la calle a manifestarse contra la dictadura ….y la respuesta inmediata fue la represión policial que provocó la muerte de un trabajador.
Los hechos siguientes los hemos podido leer en libros, observar en fotos y ver en documentales y aún hoy, visto desde este presente y con cuarenta años encima, ponen la piel de gallina.
En ese entonces la televisión no trasmitía en vivo, ni se usaban teléfonos celulares ni Internet, pero la noticia, ese jueves 29 corrió rápido y para la tarde la ciudad ardía. Barricadas en las calles, autos y frentes de empresas extranjeras incendiados, vecinos arrojando piedras a los efectivos de seguridad…. y más tarde ….muertos y presos por la intervención del Ejército, que actuó bajo la orden de Onganía de reprimir el alzamiento inspirado en el comunismo internacional.
Al día siguiente, no hubo diarios donde leer lo ocurrido por el paro general, pero los cronistas trabajaron para la edición del sábado. Por ejemplo en el periódico córdobes Los principios, no hubo autoridades ese día y los periodistas rompieron la censura y la propia autocensura, tal como relata Juan Carlos Toledo, quien escribió allí una parte de ese pasado:“ tratamos de plasmarlo todo, en ese momento las crónicas no llevaban firma y las fuimos haciendo entre todos. El diario vendía 20 mil ejemplares y ese día llegamos a vender 80 mil. Fue un día de gloria para el diario, pero luego vino la conducción y nos trató de comunistas y extremistas y al día siguiente el diario volvió a ser lo que era”.
Así fue que en una editorial formulaba la siguiente pregunta: “¿habrá motivos suficientes para explicar esta explosión de violencia tan públicamente desatada que de no mediar la intervención de las fuerzas armadas habría provocado el incendio de nuestra ciudad, la pérdida de innumerables vidas y además nuevos daños que se sumarían a los ya producidos y que se estiman por ahora en millones de pesos?”
Cuantas respuestas se pueden dar desde este presente y seguramente lo que harían es reforzar las ya conocidas en aquel pasado, porque la respuesta principal la dio el pueblo ese día y fue el Cordobazo………..Dialéctica de respuestas y preguntas que dieron forma a ese pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada